Las nuevas tecnologías, el ritmo de vida frenético y la inmediatez han hecho evolucionar nuestro estilo de vida. Lo han convertido en una rutina de la que solo podemos escapar durante las vacaciones que, en muchas ocasiones, saben a poco.

Existe, en contraposición, un movimiento que quiere revertir este estilo de vida y adaptarlo a uno más pausado y tranquilo. El movimiento slow nació en los años 80 en el sector de la alimentación, pero hoy en día lo abarca todo. ¿Cuál es su objetivo principal? Disminuir el ritmo de vida y, con ello, el estrés y todo lo que conlleva.

Y es que el frenetismo no solo puede quitarnos tiempo o experiencias, sino que puede ser también perjudicial para nuestra salud. Por eso, desde VAPF promovemos un estilo de vida slow y en este blog te vamos a contar por qué Residential Resort Cumbre del Sol es el lugar idóneo para conseguirlo.

La base de la slow life es aprender a disfrutar de la vida. Y eso, en Residential Resort Cumbre del Sol, es una lección sencilla. Centrarse en el presente es una de las claves para disfrutar de la vida, del aquí y del ahora. Entre muchas otras cosas, el yoga y el mindfulness son dos disciplinas que potencian esta idea del presente y rehúsan los pensamientos del pasado o del futuro. ¿Te animarías a probarlo? El yoga en la playa es una experiencia extraordinaria y fomenta la slow life. En Residential Resort Cumbre del Sol es habitual practicarlo.

Muy relacionado con esto está la convivencia con la naturaleza. Es innegable la cercanía de nuestros residentes a montañas, bosques, mar y paraísos naturales. En plena Costa Blanca, Residential Resort Cumbre del Sol está rodeado además por el Parque Natural de la Granadella. Su flora acoge maravillas: desde una microreserva de orquídeas hasta muestras de especies como el helecho Asplenium Marino, único en la región. También la fauna evoca esa conexión con la naturaleza, pues destacan las aves marinas y rapaces, así como pequeños mamíferos como jabalíes y zorros.

Si hablamos de las relaciones personales, el movimiento slow life aboga por la conexión con la comunidad que nos rodea. En Residential Resort Cumbre del Sol promovemos estas relaciones entre vecinos a través de eventos y actividades comunitarias. Un ejemplo de ello son los torneos de pádel, que crean amistades y relaciones deportivas.

La alimentación es otro de los puntos a tener en cuenta a la hora de cambiar nuestro estilo de vida hacia una slow life. Productos locales, de comercio minorista y saludables. Los restaurantes y bares de Residential Resort Cumbre del Sol cumplen con todas estas características, ya que se trata de empresas familiares que apuestan por el producto autóctono y recetas tradicionales de la zona de la Costa Blanca.

Y, por último, la desconexión y el silencio son insustituibles entre las reglas de la slow life. Nuestras villas y apartamentos están pensados para un estilo de vida tranquilo, autónomo e independiente. Los interiores fomentan la creatividad e intimidad de nuestros residentes. Por su parte, los exteriores, muchos acompañados de una piscina infinita y amplias zonas de descanso, permiten esa conexión con la naturaleza y la desconexión de un mundo saturado.

Si estás pensando en cambiar tu estilo de vida y dejar atrás el estrés acumulado, Residential Resort Cumbre del Sol es el lugar que estás buscando. ¡Te esperamos!

This post is also available in: English Français Nederlands