Alicante es un destino perfecto tanto para los que buscan unos días de relax como para los que quieren empezar una nueva vida junto al Mediterráneo. Más allá de las playas de agua cristalina y la excepcional gastronomía de la Costa Blanca, la provincia de Alicante es una zona plagada de castillos y fortalezas que cuentan increíbles historias de otros tiempos. Si quieres adentrarte en esta aventura, la Diputación de Alicante propone una Ruta de los 100 Castillos de la Costa Blanca con la que podrás descubrir las huellas que han dejado los diferentes pueblos y culturas tras su paso por la zona.

Para empezar con vuestra ruta, os proponemos un vistazo a cinco de los mejores castillos cercanos a Residential Resort Cumbre del Sol.

La ruta más cercana a Cumbre del Sol es la denominada “Castillos de la Frontera del Miedo”. El nombre rememora la historia de estas fortificaciones: la proximidad al mar permitía divisar una posible aproximación del enemigo a las costas de la Costa Blanca. Por ese motivo, municipios como Altea, Calpe, Jávea o Dénia se engloban en la lista, de entre los que destacanel castillo de Dénia y el de Guadalest.

El castillo de Dénia se edificó sobre el punto más alto de la ciudad para poder otear el horizonte ante las posibles agresiones exteriores. Esta condición le aporta una de sus mejores cualidades: unas bellas vistas mientras paseas por su interior.

En el caso de Guadalest, nada más llegar entenderás porque se trata de uno de los pueblos más bonitos de España. La situación del Castillo de San José, insertado en plena roca, con el embalse de Guadalest a sus espaldas, nos permite imaginar porqué esta localización fue una fortaleza de relevancia durante la Edad Media y la Edad Moderna.

Si viajamos un poco más al sur desde Cumbre del Sol, encontramos la ruta “Castillos de la Llave del Reino”. En esta ocasión, nos recibe el Castillo de Santa Bárbara, en Alicante, a menos de una hora de Cumbre del Sol. La imponente figura que reina sobre el monte Benacantil conforma una de las postales más reconocidas de la capital de la Costa Blanca, con la famosa “cara del moro”. Sin embargo, el interior del Castillo alberga mucho más. El patrimonio artístico proveniente de la época musulmana atrae todas las miradas mientras paseamos por la explanada del monumento, pero el rincón favorito de todos los alicantinos está en la parte superior. Desde el mirador, podrás contemplar una de las mejores panorámicas de la ciudad y el mar Mediterráneo.

Hacia el interior de la provincia, nos topamos con la ruta de los “Castillos del Vinalopó”, donde dejamos de lado la costa y encontramos un paisaje dominado por las llanuras y las cepas de uva. De esta ruta, hay dos castillos que son de visita obligatoria: el de Banyeres de Mariola y el de Biar.

Ambos cuentan con un doble recinto amurallado que se debe a su situación estratégica. Tanto el castillo de Banyeres de Mariola como el de Biar se construyeron con el claro objetivo de dominar una región en la que los extensos valles se convertían en un gran escenario de batallas.

La provincia de Alicante cuenta con una gran riqueza cultural y este es solo un aperitivo de todo lo que esta zona puede ofrecerte, echa un vistazo a todas las rutas de castillos que propone la Diputación de Alicante y elige la que más te apasione. ¡No lo pienses más y sal a descubrir la parte más histórica de la Costa Blanca!

This post is also available in: English Français Nederlands