Los que piensen que el paraíso no existe es porque no conocen la Costa Blanca. Con más de 170 playas y calas repartidas a lo largo de sus más de 200 kilómetros de costa, la belleza de sus paisajes es innegable. Además de su belleza, también destaca la calidad de sus playas y calas, ya que esta zona cuenta con el mayor número de banderas azules de España, sumando en 2019 un total de 84 en todo el territorio.

Gracias a la excelente ubicación de nuestro Residential Resort Cumbre del Sol, en pleno corazón de la Costa Blanca, podrás vivir durante todo el año en este idílico entorno permitiéndote descubrir con facilidad las playas y calas más hermosas de la zona y sin que tener que realizar grandes desplazamientos.

En Cumbre del Sol se encuentra la Cala Moraig, en Benitatxell, y es uno de los rincones más mágicos de la Costa Blanca. En esta cala ondea una de las 84 banderas azules y en ella se encuentran impresionantes monumentos naturales como la Cova dels Arcs o el Morro Falquí, por lo que aquí podrás disfrutar cada día de bellos paisajes dignos de postal.

En Teulada-Moraria se encuentra la Cala del Portet, una pequeña playa con forma de molusco de la que no querrás marcharte por la tranquilidad que transmiten sus paisajes y sus aguas cristalinas. Una vez allí, no puedes perderte la torre vigía de la península de Cap d’Or para admirar el paisaje y la flora que la envuelven. El agua es poco profunda y muy tranquila, lo que la convierten en un lugar adecuado para toda la familia.

No muy lejos de la anterior, al sur de Jávea, encontrarás la Cala de Barraca o también conocida como la del Portixol. De una belleza increíble, esta pequeña cala es conocida por sus blancas casas de pescadores. Asimismo, su paisaje rocoso y sus aguas cristalinas le dan ese toque característico de una playa paradisiaca. Y, además, subiendo al mirador podrás maravillarte con unas increíbles vistas al mar y a la Isla de Portixol que te dejarán sin aliento.

A media hora de camino de Cumbre del Sol, en Calpe, encontrarás la animada playa de La Fossa, una playa de arena fina y unas espléndidas vistas al peñón de Ifach, todo un emblema de la Costa Blanca. Sus aguas son cristalinas, por lo que podrás hacer excursiones subacuáticas y observar el fondo marino y las formaciones rocosas.

Si sigues recorriendo un poco más la Costa Blanca, llegarás al famoso y pintoresco municipio de Altea donde se encuentra la playa del Cap Negret. Esta playa se sitúa en un lugar tranquilo en el que podrás evadirte y dejarte llevar con el sonido de las olas. Además, aquí podrás hacer multitud de actividades desde un simple paseo pedaleando en un patín acuático a volar como un pájaro en un flyboard, por lo que no le faltan opciones para que todo el mundo lo pase en grande.

La Costa Blanca está rodeada de verdaderas joyas naturales gracias a la calidad de sus aguas y a la belleza incomparable de sus paisajes que seguro te enamorarán. Así que, si no lo has hecho ya, ¿a qué estás esperando para descubrirla?

This post is also available in: English Français Nederlands